• Fernando Martín Velazco

¿Resurgimiento de un espacio público?


En la experiencia de la nave, El Heraldo de Tampico no sólo sirvió como un ejercicio lúdico o de memoria, sino que generó reacciones inesperadas.

Tanto a quien distribuía el periódico impreso en las calles del centro histórico del puerto, como a los organizadores del Festival emplazados en la sede de El Heraldo, sorprendió la necesidad de los lectores de compartir sus historias, tanto aquellas relacionadas al recuerdo de la época de esplendor del diario como las que referían a los acontecimientos recientes de su ciudad.

En su resurgimiento, El Heraldo de Tampico se propuso como un informativo de ficción. Empero, su aparición renovada se dio en un contexto crítico para el periodismo en dicha región del norte de México. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en términos periodísticos Tamaulipas es “la zona del silencio”, debido al cierre constante de periódicos y la desaparición sistemática de periodistas y por tanto de información local debido al contexto de violencia que azota la entidad.

En su editorial de cierre, El Heraldo de Tampico escribía:

“Para este momento será evidente la falsedad de esta reconstrucción. En los últimos tres días El Heraldo de Tampico resurgió, apenas brevemente, como un informativo de noticias ficticias.

“Preparar diariamente un periódico que aspira a detentar la mentira puede pensarse en un primer momento como un ejercicio de insolencia y vanidad. Sin embargo entendemos que, pretender detentar ‘la verdad’ frente a la capacidad técnica y de penetración de los grandes medios de comunicación con nuestros exiguos recursos sería ridículo e imposible. Hemos por ello, decidido disputarles la mentira [...].

"Comprendemos que hoy más que nunca, es necesario que cada uno de nosotros —y no otros a nombre nuestro— seamos capaces de contar nuestra historia. Aún si no es verosímil o no es cierta. Aunque nos la inventemos.

"Una vez más, la nave de los necios encalla en el puerto de Tampico. La persistencia puede ser un vicio, pero a fuerza de ser recurrente, como el afecto, se convierte en memoria. Memoria de estos días y de los que nunca pasaron." (El Heraldo de Tampico. 8 de octubre de 2016)

Además de su distribución gratuita en el centro de la ciudad, el periódico impreso fue utilizado por las distintas compañías y colectivos teatrales que participaron en la intervención artística del edificio de El Heraldo de Tampico.

Ir a la página del Resurgimiento de El Heraldo de Tampico.

#Fantologías #ElHeraldodeTampico

c@stultiferanavis.institute

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

©2020 by Stultifera Navis Institutom